MrFantastic

Reed // POEMA A MR. FANTASTIC

“Tú eres mi Dios y protector,¿por qué me rechazas?,
¿por qué voy andando sombrío,
hostigado por mi enemigo?” Salmo 42

REED

Nuestra fe estaba puesta en salvarnos detrás de la máscara,
en la letra pequeña del Acta de Registro, en la inútil tarea de perdurar.
Hoy nadie puede recordar tu voz en medio de tanta oscuridad:
nos perdiste. Nos perdiste queriendo abarcarlo todo.

Sedimentos de una miseria conseguida más allá de la atmósfera
y que siguen golpeándote más allá de lo humano, más allá de tus brazos.
Cada diploma abandonado en las mudanzas parece un rayo menos,
pero las órbitas atronadoras de tus excesos no son ruinas, sino culpas.

Por eso el último grito de Susan Storm no endureció tu piel.
Ni la sed de pasado que secó los ojos de Valeria von Doom.
Ni el quiebre futuro de los huesos de Franklin, tu pequeño Franklin.
En las ruinas del edificio Baxter resuena, invisible y fantástica, la rabia.

Es él quien nos devolverá para detener la masacre.
Sólo el futuro puede salvarnos de nosotros mismos.
No hay palabra que nombre a quien pierde un hijo, Richards:
ese dolor es una Zona Negativa más extensa, más inefable que tú.

2243872-fantasticfour_604_thegroup_025

Twittear

18012013_BenFace

Ben // poema a La Mole

“Señor, ¿no debo odiar a los que te odian y estar hastiado de los que te atacan? Con un odio perfecto yo los odio y para mí también son enemigos” Salmo 139

BEN

Benjamin Jacob Grimm, tú no naciste en la lengua del rabino Lowe.
Tu condena es mi planeta convertido en el gueto de Praga
y el tectónico estremecimiento de tu piel al saber
que Alicia Masters no se enamoró de tus irradiados ojos azules.

Fue su nombre escrito debajo de tu lengua de arcilla
lo que la salvó de Onslaught, aboliendo a la razón comida por la furia
y al desafortunado encuentro con la Muerte, dándonos algo de aire
con la fe puesta en que las dos mitades de los nuestros podían ser una sola cosa.

Cierra los ojos y lapida tu memoria. Ve dentro de tu alma líquida,
proteica, viva, carnosa, y dime si el peso del Mjölnir destrozó tu corazón
matando lo único tibio debajo del manto de roca: la ceguera de Alicia
esculpiéndote una felicidad adentro, como si el bien mayor fuera posible.

Benjamin Jacob Grimm, tú no tienes grabado el aleph en la frente.
Tu condena es mi planeta, un monumento al Capitán América
que nos pone el asilo allá, lejos de casa, después de mil Guerras Secretas
en las que encontraremos un rostro y otro nombre nos parecerá suficiente.

18012013_LaMoleGólem

Twittear

Kaliman 01

…así es Kalimán

Me he descubierto fascinado oyendo una radionovela y, al mismo tiempo, recordando mi reposo por hepatitis con doce años, cuando leí toda aventura de Sandokan y de Kalimán que llegó a mis manos.

Me he sorprendido diciendo, con el locutor, el parlamento introductorio y retórico de “Caballero con los hombres, galante con las mujeres, tierno con lo niños, ¡implacable con los malvados! Así es Kaaaaaaliiiiiimán, El Hombre Increíble…” y sonriendo cuando la voz me afirma [hasta convencerme] que quien hace la voz de Kalimán es el mismísimo hombre increíble. Y es él quien dice que se debe ser prudente al manejar, que a las mujeres se les debe ceder el paso y otros consejos que hacen de esta experiencia grata, doméstica y pop una novela de formación.

Me he fascinado con esta compañía inédita para mí mientras escribía: la radionovela de un héroe.

Acá dejo el arranque de una de mis radionovelas preferidas del hijo de Abul Pashá, aunque mi capítulo preferido es el tercero. Acá tienen acceso al resto de Los cadáveres vivientes.

http://www.ivoox.com/kaliman-los-cadaveres-vivientes-parte-1_md_1293350_1.mp3″

Twittear

soundtrackparalaverosimilitud

Soundtrack para la verosimilitud del Segundo Plan Socialista

Me interesa la literatura. Mucho. Me interesa la ficción. Me interesa lo verosímil. Como tuve que leer el Segundo Plan Socialista 2013-2019 de Amadísimo Líder en la intemperie sonora, he querido ayudar a quienes aún no lo leen para que no les suene tan inverosímil. Como la música ayuda mucho en estos casos, les hago este humilde playlist para que crean que lo prometido allí es posible: si no lo oyen con esta musiquita, no hay manera de tragárselo.

0. PRESENTACIÓN. Superman Theme Song, de John Williams.
“Este es un programa que busca traspasar la barrera del no-retorno”

00. INTRODUCCIÓN. William Tell, de Rossini.
“La unidad es imprescindible para la obra de nuestra regeneración”

000. GRANDES OBJETIVOS HISTÓRICOS. Also Sprach Zarathustra, de Strauss.
“Este nuevo modelo verdaderamente cumplirá con el mandato que surgió de la Cumbre de la Tierra de 1992”

1. INDEPENDENCIA. Fever, por La Lupe. “Garantizar la continuidad y consolidación de la Revolución Bolivariana en el poder”

2. SOCIALISMO. Everybody loves somebody somtime, Dean Martin. “Las formas de construcción del socialismo nuestro para alcanzar la suprema felicidad social del pueblo”

3. VENEZUELA CONVERTIDA EN POTENCIA. El espíritu del agua (pieza tradicional china). “Conformar y ampliar el poderío militar para la defensa de la Patria”

4. CONFIGURAR EL EQUILIBRIO DEL UNIVERSO Y LA PAZ INTEGRAL DEL MUNDO, MEDIANTE EL IMPULSO DEL MUNDO PLURIPOLAR Y EL DESMONTAJE DEL SISTEMA IMPERIAL DE DOMINACIÓN. Star Wars themede Sir John Williams. “Contribuir con el desmontaje del antihistórico y nefasto sistema imperial y neocolonial”

5. PRESERVAR LA VIDA EN EL PLANETA Y SALVAR LA ESPECIE HUMANA COMO ÚNICA OPCIÓN FRENTE AL MODELO CAPITALISTA DEPREDADOR. I dont wanna mis a thing, de Aerosmith. “Contribuir a la conformación de un gran movimiento mundial para contener las causas y reparar los efectos del cambio climático que ocurre como consecuencia del modelo capitalista depredador”

THE END

billetede100

Peligros de citar a Bolívar, según Andrés Eloy Blanco

Un fragmento del discurso de Andrés Eloy Blanco que me hizo llegar mi hermano @santiago_acosta “para aportar algo a toda esta comedia bolivariana”:

“Se ha citado mucho a Bolívar; pero Bolívar sirve para todo… A Bolívar no se puede citar sino con cuidado… Bolívar sirve para justificar un acto de represión. El Bolívar de 1828, llevando al arzobispo de Bogotá como miembro del Consejo de Estado, es un dictador en pleno ejercicio de la dictadura; y el Bolívar de 1830 ya no es sino el desprendimiento del creador amargado por la creación.

Pero Bolívar es oceánico. Es el árbol: el que quiera una fruta para darle qué comer a alguien, allí está Bolívar frutal; el que quiera una estaca para darle golpes a un yangüés, allí está Bolívar con ramazones; el que quiera una cruz para clavar a alguien, allí tiene a Bolívar con sus ramas cruzadas; el que quiera una flor para adornar la frente de la patria, allí está Bolívar florecido, y el que quiera una sombra para esconderse y ocultar una trampa o disparar un perdigón sobre algún incauto pájaro electoral, allí está Bolívar frondoso”

django-unchained_img1

El asunto DiCaprio

Pocas veces la cartelera le proporciona a un actor la posibilidad de explicar algunas cosas. En la oferta cinematográfica caraqueña está (en esta esquina) el joven Leo del Titanic (1997) de James Cameron en una versión 3D que sigue ayudando a que el artífice de la empalagosa Avatar (2009) hunda un poco más nuestro dinero; y al mismo tiempo (en la otra esquina) está el señor DiCaprio dirigido por Cilnt Eastwood y a cargo de la biopic de J. Edgar Hoover (2012).

Este ejercicio de doppelganger actoral pone en evidencia lo importante que es que un actor esté bien dirigido.

Al salir de ver la película sobre el fundador del FBI, recordé lo raritas que son las últimas películas de Tom Hanks, lo mucho que extrañaba al Steven Spielberg capaz de contar historias hasta 8 mm (2012) y lo buena que fue Catch me if you can (2002). Antes de ponerlo por escrito, usé la 2.0 y puse en tuíter que a DiCaprio sólo le faltaba estar en un film de Quentin Tarantino para tener su currículo a tope. Dos seguidores [@dark_swan y otro que no recuerdo] me hicieron llegar un hashtag que agradeceré enormemente: #DjangoUnchained

Ahora, desde esta mañana, me entero de que no sólo estamos esperando ese western de casting impresionante, sino también la nueva versión de El Gran Gatsby (2012), una adaptación de la joya de Fitzgerald, donde a DiCaprio le tocará hacer contraste con el virtuoso Robert Redford de 1974.

Al parecer, el asunto DiCaprio es con el pasado. La nostalgia siempre ennoblece a la ficción.

Walton-Ford-18

Mi tutora, a propósito de NILA

Recientes palabras de mi tutora: “Aproximarse al concepto de antología como un diorama implica pensarla en términos visuales, lo que significa analizarla como si fuera un objeto-espacio visual. Es decir, como una exposición, exhibición, muestra de autores y obras que ofrecen una visión de conjunto de la literatura de un país y de un género o aspecto particular del mismo. Se trata de hacer visible, de darle visibilidad y orden a un corpus-canon de nombres y obras, a través del gesto de seleccionar, organizar, excluir, incluir. Este gesto está relacionado con “saber mirar” una totalidad de objetos, elegir algunos, sacarlos de su contexto de surgimiento, colocarlos y recomponerlos en un nuevo espacio con la finalidad de generar la ilusión de una ¨miniatura totalizante”, de una “maqueta o prótesis”  (simulacro—leer Baudrillard) que busca generar un efecto de conjunto a través de un artificio basado en  “una voluntad de puesta en listado de lo real” (Gonzáles Stephan-Anderman). En el caso de un antología, se trata de una puesta en listado-catálogo de la literatura nacional de un periodo, época, siglo, década. Pensar entonces la antología como “espectáculo expositor” que le otorga visibilidad y legibilidad a lo que se considera representativo o no de la literatura de una nación-región, significa pensarla como ”orden expositor”, como “un problema de perspectiva”, de un “saber observar” (Panofsky), “que permite clasificar … las escenas según escalas de valor y sentido previamente establecidas”—-criterios de selección”.

king-kong-1933-20-g

PAISAJENO [2008-2011]

Vea 13 segundos de PAISAJENO: el primer ejemplar

El proyecto PAISAJENO, siendo premeditadamente breves, es un intento de poner en tensión las estructuras de la página [por eso el formato digital deviene inapropiado] y las dinámicas lectoras, a la vez que intenta entrar en un delirio cuyo origen no es el antilogos poético sino, paradójicamente, los corsés de la métrica de la tradición occidental pero invisibilizada. Incluso el rigor de las categorías gramaticales tiene una marca poderosa en la construcción de las imágenes de buena parte del poemario, pero con la idea clara de que esta estructura interna no pueda verse en una primera lectura. Además, en el avance de la lectura se va proveyendo al lector de referentes aislados en suplementos audiovisuales (hechos artesanalmente y con las rudezas propias de un extraño a las herramientas de composición, que los acercan más a un tono de collages de retazos encontrados en la Web 2.0) que funcionan como líneas de fuga y ponen en evidencia los contagios de otras poéticas, ahora más literales y manifiestas que en Vocado de orfandad. La totalidad de PAISAJENO se divide en tres cuadernillos: “mal de abismo”, “interjecciones” y “no hay otro río”. Como ejemplo de las formulaciones, uno de los textos concebidos como parte de las prosas largas que se articulan bajo una intención biográfica, perteneciente al segundo cuadernillo.

 

 I  N  T  E  R  J  E  C  C  I  O  N  E  S

Sinsentir. Ladramos atentos al ritmo, no a la imposible traducción del worf! Hemos decidido devenir perrada antes que jauría… sin significado, acéfala, errante: manada sin sentido. Cartografiamos en el avance la frágil factura del silencio: está ahí para ser roto, para clavarle los caninos y desgarrar. Mientras los perros viejos contemplan embobados el paisaje, nos volvemos caníbales con un grito cuyo eco trasciende esta orilla, hasta un margen que está past the Isle of Dogs. [21]

Amnésicos. No somos una generación. Somos un derrame. Excesos. Durante quince años nos amamantaron con petróleo. Somos la contaminación entera de una selva. Agua sucia. Balanceo inorgánico. La pequeña gradación del azul de las chemises en cada recreo derivó en nuestros dientes: somos los hijos del hombre cordial. Álgebra de Baldor. Bocas miamorciteras que esperan poder colocar timbres fiscales incompletos. Movimiento rectilíneo uniforme. Método de Ruffini: la epifanía de la división sencilla.

Al liceo se va con el ruedo recogido, el emblema cosido y la mensualidad al día. Al liceo se entra afeitado y el vello no enorgullese. Medias blancas que nadie va a ver. Desmaquilladas y desodorados. Al liceo se entra cinco minutos antes del timbre, a formarse en filas por secciones, porque se canta el himno y no se come chicle. Al liceo se entra, del liceo no se sale. Nunca. El timbre miente. Nadie sale del liceo.

Afuera del portón todo marea. Es ilícito evadir el mundo usando el delirio. Nos enseñan que el sodio explota en contacto con el agua. Existen gotas capaces de hacer que cada uno de los colores se transformen en su contrario. Asustan. Papeles que se riegan para distraer los sonidos y encontrar en la garganta algún animal que nos prexiste. Expanden el oído. Laten. Solazan. Dilatan las pupilas. Liquida… sacude… dilata.

Seis años después, King Kong estuvo aquí. ¿Acaso nos trepábamos por las letras, como insensatos? En la sobriedad recuperada, desanudar la aventura de los ojos. Antes ascendían como las plegarias silbadas por ellos. Aviones libélula. Palabras gruñidas por las turbinas de quienes estuvieron afuera de esta ácida borrachera. Pero ya nada me quema la lengua. Durante veintiún años he soportado el sabor a metal en la boca. Tengo un motor clavado en mitad de mis muelas de juicio. No ha parado de torturar esa carnita blanda de lo rosado que no se llama encía. Las palabras habían escapado, temerosas de mi balbuceo. Hormigas. Ahora treparán, como las palabras pretendidas por mí. Lentas, sinuosas, dúctiles. He decidido sucumbir a ellas.

Hey, no me mires desde el puente. Hey, King Kong estuvo aquí. Desnudó mi alma entera con un dedo. Ánima: la razón es una rubia tonta que se cubre las tetas y actúa que actúa que es una actriz de cine. Soy una rubia tonta que se cubre las tetas y que descubre en la mirada de un mono inenarrable a la bestia que la habita. La razón apunta con los pezones. Pienso: soy una rubia que se cubre las tetas con piel de gorila, después de cazarlo mostrándoselas. Soy Jessica Lange. Soy Fray Wray. No, mi alma es el grito de Fray Wray cubriendo mis tetas de Jessica Lange como si fueran los pálidos montones de Ann Darrow. La razón no es otra cosa que dos tetas en stop-motion. El alma, en cambio, es un gigante capaz de suicidarse desde el paisaje más alto. ¿Paisaje? No: país ajeno, nostagia de jungla, ciudad pequeña.

En Isla Calavera, una píldora es capaz de convertir el mundo en las tetas de Ann Darrow. Ritalín. Metilfenidato. Torre de control. Desde los quince años, durante seis años, a los veintiún años. Busco debajo de los ojos la concentración. Sólo hay sonidos huecos. No huyas. Ya tendrás tiempo de escribir. Ven. Lee como todos. Escribe como todos. Distánciate como todos. Mira el paisaje. Torre de control. Metilfenidato. Cerraremos todos los canales. Cambio. Los quince años son, también, un quebranto.

[Alguna vez fui un bully bueno. Donkey Kong. Me esforzaba por desconcentrar a los adultos. Pelotica de goma. Mis víctimas eran los otros bullies. A veces no necesitaba partirles la boca ni amenazarlos con alguna cabilla abandonada. Activaba el dispositivo de la risa. Salgo y veo. Gulliver, Godzilla… cualquiera me temía. King Kong estuvo aquí. El edificio entero cooperando con la burla desbarataba a esos gigantes. Un, dos, tres por mí. Yo simplemente animaba a mi cabilla, le ponía alma. Por eso King Kong tenía a una rubia tapándose las tetas, mientras a Gulliver lo amordazaban y Godzilla rompía los mismos edificios. Entre bullies es una estupidez invocar la razón. Ritalín, Metilfenidato: King Kong estuvo aquí. La autoridad del récipe emitido y sellado. ¿Y si los maldigo aquí dentro del poema? Puedo concentrarme, tomar un par sólo para recordar cada una de las posologías y escupirlas, vomitar el juicio del facultativo. Acá desaparecen las licencias hipocráticas. King Kong estuvo aquí. Tengamos la decencia de convertir el paisaje en una ruina. ¿Paisaje? No: Empire State, Tokio, Liliput. Todas cayéndose en pedazos. País propio, país ajeno. Si quiere huir del sismo, apréndase el himno panamericano. Un canto de amistad, de buena vecindad: concéntrese]

Pero llega la edad de las interjecciones. Episodios que sólo pueden devolverse con un grito. La muerte temprana de los amigos. Los libros rotos. Las mudanzas producto de la sangre. La sangre. Las manchas de la sangre. Que los demás noten que te afeitaste, que estás engordando, que ya hablas más. Que los demás aplauden un corte de cabello, una ducha, doce quincenas seguidas en un empleo. Los demás en la misma estatura. Los demás son una ronda de cervezas.

Volví a despertar pasando los veinte años en esta ciudad de humo, capital de un país ajeno, calco de un mundo de mierda. Lo peor de mi ácida borrachera ha sido esta resaca histórica: hoy yo no recibiría un tiro por nadie, hoy dejo mi pecho en casa para no teñirlo de rojo. Y cuando vienen en masa recriminando mi epifanía apátrida les digo que si me quedo es porque leo, que yo no soy de aquí: me tiñe una mudanza.

Veintiún líneas me siguen recordando esa breve victoria. La lucidez tatuada me desvió la ruta al manicomio. Yo caminé hacia mi propio desvario: no quiero balbucear sin mis linternas. [Pronombre]. Sustantivo. Adjetivo. [Artículo] [Conjunción] Verbo. Adverbio. Preposición. Juego ilógico. Carga métrica. La poesía es poner a delirar el lenguaje, estirarlo, desgarrarlo, sacarlo de quicio. La voz, entonces, puede contagiarse de lenguaje: volverse objeto, no sujeto. Veintiún años y sentir que yo no seré como los de palabra lúcida, aunque mañana la voz incinerada nos despertara temprano, para que así cantara hacia otros ojos, como los pájaros precursados, porque llega la edad de las interjecciones: episodios que sólo pueden devolverse con un grito: Ey! ya no excuses en tus muertes / Ey! ya volverás a mí. // Cuando el amor se va, / no lo esperés / andate y mata un gil. / Cuando el amor esté, / aunque no esté / me está mirando a mí. *

Tengo desocupado el brazo armado. Desanimado. Como la razón. Tengo desarmado el ánima. Desbrazado. Ann Darrow ya no puede tapar sus tetas. Tampoco las exhibe.  Como la historia. Tengo la lengua quemada. Ácida. Como la poesía. Tengo atención, concentración, abulia. Como los demás. Así llega la edad de las interjecciones, episodios que sólo pueden devolverse con un grito. No me mires desde el puente. Ey! King Kong estuvo aquí.

————————

[21] “Rezuma el río / Aceite y brea / Zarandea las lanchas / El flujo cambiante / De la marea / Velas rojas / Anchas / A sotavento, meciendo la pesada verga. / Lanchas que arrastran / Troncos a la deriva / Rumbo a Greenwich / Más allá de la Isla de los Perros. /                     Weialala leia /                    Wallala leialala”.   T.S. Eliot. La tierra baldía (1922)

*Ey! ey ey! / no me mires desde el puente / Ey! ya volverás a mí. / Ey! nuestro amor es diferente, / ey! ya volverás aquí. // Cuando el amor se va, / viene King Kong / te rescata y sos free. // Cuando el amor está, / y lo mirás / Bailas y te reís. // Ey! ya no excuses en tus muertes / Ey! ya volverás a mí. // Cuando el amor se va, / no lo esperés / andate y mata un gil. / Cuando el amor esté, / aunque no esté / me está mirando a mí”. “La rehén o la novia”. Charly García. Track 4 (02:39). Kill gil (2007).


Para ver los videos referenciales que complementan a los poemas del proyecto PAISAJENO, haga click en el título del poema. Para verlos todos, haga click aquí o acá.

SONY DSC

DESDE EL PLEISTOCENO [2011-2012]

El animal fosilizado de mayor tamaño que ha sido conseguido en Venezuela es el Megaterio, también conocido como “perezoso gigante”. Siendo así, es posible fabular que la mayor parte de nuestro petróleo está compuesto de enormes perezas. Por eso este tercer proyecto poético juega tópicamente con la poetización del petróleo. Luego del ejercicio de revisión de los espacios de ars poética tradicionales en Vocado de orfandad (2008) y el intento de poner en tensión el contagio producido por las estructuras lectoras, gramáticas y métricas del Proyecto PAISAJENO, el eje de este capricho prehistórico es conectar desde una arbitraria noción de actualidad un conjunto de citas de la poesía venezolana, yendo cronológicamente desde versos de Sor María de los Ángeles hasta autores como Gabriela Kizer, Luis Moreno Villamediana y L.E. Belmonte. El texto colocado acá como un ejemplo “hereda” (roba, más bien) versos de Andrés Bello y J. A Maitín.

Megatherium, not yet

(fragmento, mientras se pudren las raíces del primer Hevea brasilensis!)


Divina Poesía, /      tú de la soledad habitadora, a consultar tus cantos enseñada /
con el silencio de la selva umbría,
tiempo es que vuelvas ya a esa culta Europa     que tu nativa rustiquez desama.

Mientras, nosotros venceremos.
Haremos un secreto milenario de ese nuestro ocio de chicle:
haremos una bomba honda, rosada.

Masticaremos: así usaremos la boca en silencio
masquemos, masquemos, masquemos
como si en la intermitencia se nos fuera la vida
y venceremos.

que el hedor a canela|tutti-frutti no permita
que la idea se nos salga vuelta idea
que ni siquiera entre un nuevo bocado: masquemos, mastiquemos, masticados.

Venceremos, venceremos, venceremos.

Treparemos hasta la insomne epifanía del mamón para decir,
decir (chupando), decir (encandilados), decir (en mamón macho):
Este es el aposento, / testigo de un dolor nunca explicado, del drama fugitivo
de un momento
(y en un violento fin inesperado | lanzarnos de cara contra el suelo
porque ni el buen mamón nos ha escuchado)

mas venceremos.

Resolveremos la gran novela común:
daremos cuerpo a las ficciones acordadas
y sin miedo narraremos las noveletas de la patria, de la muerte
porque tenemos épica, señora
porque sabemos exportar ejércitos
y nos aseguramos de que en nuestros billetes
por fin sonrían un negrito, una niñita, un indiecito,
¡tamboré!
perezosos gigantes
junto a otras especies en extinción.

Por eso, con suerte, venceremos.

Vuelva, D. P., a sus ciudades con canal para ciclistas
porque acá tenemos soberanía subterránea
chicle negro y pesado que mueve al autobús, al tanque y al ministro

venceremos.

Mil perezosos gigantes se han derretido debajo de mi casa desde el Pleistoceno.
Un millar de megaterios abrasados, hidrocarburos, combustibles,
una manada de megaterios vuelta chorro negro, Mene Grande.

Zumaque 1, venceremos.

Ya no habrá alocuciones, D.P., sino comunicados:
memoranda, notificación y último aviso.
No habrá tiempo para leer, usted perdone,
pero lleve el control de las circulares numeradas,
venga mañana a las cinco y pida un número,
hablaremos con usted y con la tierra en lenguas muertas

(pachamamabrasandomegatheriums)

y venceremos.

Nuestra bomba de chicle cooperante, colectiva y vuelta masa
esfera fucsia que explotará contra un zarcillo
punzante, afilado, verde oliva.

No un pendiente… no, señora: un zarcillo
un zar menudito que destella con el dorado de las caponas
que contrasta tanto verde oliva en derredor:

bomba de chicle, bomba de gasolina, bomba de tiempo, venceremos.

El hombrenuevo tiene 2.000 años
(o un poco más), D.P., 25 siglos, más o menos
(o un poco más)

Pero todavía no, D.P.
Megatherium, not yet,
not yet.
Not yet.

Espera un poco, un poquito más.
Deja que pase | otro ratito | de felicidad

y venceremos.

“Venceremos, venceremos, venceremos”;
perezosos gigantes: venceremos…
todos, como los megaterios, algún día caducaremos
de nuevo
expiraremos

venceremos, venceremos, venceremos.