whatsapp-image-2016-10-04-at-12-14-12

RETRATADO EN LA CENA CLANDESTINA [LA PRIMERA BAJO LA LLUVIA] 30/09/2016 – CCS, VZLA /// Si haces clic en la imagen podrás ir a la cuenta en Instagram de @ComidaClandestina y enterarte de una de las experiencias más interesantes que tienen lugar en las mesas de esta ciudad del demonio.

Tengo ya varios años tomando notas en libretas dispersas con la idea de estudiar dos temas que han ido ganando espacio en mi vida y mis intereses: la cocina y el teatro. Y tal extravío biográfico al parecer empezará a tener consecuencias: dos nuevos experimentos con forma de blog.

Primero [TERCER CÍRCULO]. Mis afectos más cercanos saben que quiero con el estómago y desde el apetito. Saben también que me gusta cocinar para quienes quiero, que mi versión caribe del mole es un gesto máximo de amor y que la carne a la parrilla me resulta uno de los máximos síntomas de lo humano. Pero, como todo pecador, lo que en verdad me gusta es comer lo que quiero con quienes quiero. En La Divina Comedia, el poeta testimonia que los pecadores por gula pasaremos la eternidad en el Tercer Círculo. Y esa coordenada me pareció un buen nombre para un territorio donde desde ahora pretenderé poner por escrito mi percepción de algunos platos, articular mi relación como comensal con las poéticas propuestas por algunos cocineros que desde ya respeto y comentar (espero) sobre aquello que despierte tanto mi apetito como mi curiosidad.

Eso es lo que hoy creo que será [TERCER CÍRCULO] y espero que el primer post salga este viernes, con una firme intención de que sea semanal… aunque no prometo nada. Y casi siempre con alguna participación de quienes están detrás del plato comentado.

Ahora el segundo blog. Confieso que me habría gustado que este impulso bloguero independiente de mi condición como firma exclusiva de PRODAVINCI (donde, por supuesto, seguiré publicando los posts sobre los temas habituales) se bastara a sí mismo en el ejercicio del apetito y un blog sobre comida rica resultara suficiente. Sin embargo, la reciente experiencia del proyecto #PaseDeprensaBOD (que ayudé a conceptualizar y donde tengo la responsabilidad del área de periodismo cultural), he testimoniado con preocupación las circunstancias que vive actualmente la crítica teatral en Venezuela, satisfecha con recuentos y (me temo) poco estimulante.

Así llegué a la idea de #ButacaCERO. Quise probar la posibilidad de escribir sobre teatro, pero desde el territorio de las ideas, el respeto por las poéticas de los creadores y el interés por el panorama de la escena nacional, atendiendo a sus vínculos con las investigaciones individuales y colectivas que forman parte del hecho teatral.

Como sentía que me faltaban herramientas, más allá de las adquiridas durante mi formación en la Escuela de Letras de la UCV (donde tuve la suerte de contar con maestros como Eduardo Gil) y el criterio personal de un entusiasta, han sido necesarios cerca de tres años y medio de una insistente formación como espectador y, a la vez, un paso formal (e intensivo) por espacios de aprendizaje de los rudimentos básicos para aproximarse al vasto territorio teatral, por el cual siento un profundo respeto.

Este recorrido ha sido posible gracias a compañías como Teatro Nueva Era, contagios como los obtenidos en investigaciones vinculadas con las artes vivas, varios años haciendo periodismo cultural y agitando proyectos significativos que han implicado trabajar cerca de profesionales para potenciar el impacto social del teatro, gracias a la guía de mis maestros de siempre y a los circunstanciales. Así, #ButacaCERO aparece al no poder ser un lector de la crítica teatral que me interesaría tener a mano. Experimentaré la posibilidad de ser una voz distinta en un paisaje que, contrastado con el de décadas anteriores, me resulta ajado, solo. No sé si semanalmente… quizás.

No seré yo quien ponga la mesa ni repare la escena, pero ya alguna vez junto a Santiago Acosta funcionó prestarle atención a un impulso como éste.

Durante mi primer semestre en Letras, mi amado profesor Marco Rodríguez del Camino me explicó que “atender” es un verbo que puede entenderse como hacer-un-lugar. Eso que hoy les propongo: la intención doble de hacer lugares nuevos. Bienvenidos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s